CC

Muchos emprendedores a la hora de elegir a sus clientes con frecuencia piensan, este cliente me genera muchas molestias pero ¿peor es nada no? Tener identificado el tipo de cliente que necesita tu empresa es de vital importancia, y no solo porque te evita tener que lidiar con gente complicada, si no por que hace que disfrutes mucho tu trabajo.

Existen varias clasificaciones de clientes, desde activos hasta no activos o potenciales, aquellos que compran mucho volumen o poco volumen, los que consumen artículos exclusivos o los que prefieren los económicos, entre un sin fin más. Lo importante aquí es conocer de forma perfecta como funciona tu negocio, tu negocio es rápido, de temporada, vende en cantidades grandes, es solo para un mercado exclusivo o ¿cómo se estructura?

Una forma de conocer esto si nunca te habías puesto a pensar, es mediante un mapeo de productos. El mapeo de productos nos sirve de forma esencial, para identificar cuáles son los productos y su importancia para el negocio ya sea por el margen de ganancia que dejan, por el volumen de ventas o porque simplemente son la insignia de la empresa pues la empresa es reconocida por este.

¿Qué necesita tu negocio para ser operable? clientes que tienes que guiar paso a paso que dependen de ti y tu tiempo o clientes que sean autónomos y que puedan tomar decisiones propias donde solo tú eres un guía. Recuerda que tu negocio no es para todos en el mundo, que los resultados no siempre van a ser iguales en todos los casos pues cada persona tiene una percepción diferente de tu servicio o producto, esto lo deben entender tus clientes.

¿Cómo quieres que sea tu relación con el cliente? Una relación donde hablen mucho, donde sea más automatizada la respuesta o una mezcla entre ambas. Debes elegir una forma de trabajo que se adecue a tu estilo de vida además de lo que los clientes necesitan. Recuerda que también tu cliente debe estar consciente de los alcances de lo que le ofreces, por lo que debe estar consciente de que no ofreces respuestas mágicas que logran resultados fuera de lo que es humanamente posible.

Conocer a tu cliente ideal te da una gran ventaja a la hora de hacer negocios, pues si tienes identificado a este, es mucho más sencillo aprender de su comportamiento y generar estrategias efectivas para poder captarlos y generar interés por lo que tú le ofreces, conócelos bien y serás capaz de enamorarlos.

-->