By Carolyntiry

Muchas personas piensan que iniciar un negocio es cosa complicada y que se requiere de dinero para poder comenzar. El precio de empezar a emprender no se paga solo con dinero, ya que conlleva inversiones más fuertes e importantes que muchas veces pasan la barrera de solo poner una cantidad monetaria.

Uno ve a todos los empresarios exitosos vivir una vida que muchos desean llena de glamour y aventura, ¿siendo honestos quien podría negarse a un estilo de vida así? Lo que nunca se ve a menudo en las portadas de revistas, es todo el proceso que se tuvo que pasar para poder llegar a esa libertad, la verdad es el precio y sacrificios que debieron pagar todos los emprendedores que lograron dar el salto para convertirse en empresarios.

Es muy habitual que todos los que buscan emprender en los negocios van sobre objetivos en común, libertad, independencia económica y poder ser tu propio jefe. Curiosamente esas son las primeras cosas que pierdes al comenzar un negocio, dejas de tener tiempo libre y te enfocas al doscientos por ciento en tu emprendimiento, dejas de lado las reuniones familiares, las salidas con los amigos y muchas veces las citas con tu pareja, cada vez tienes menos posibilidad de cumplir socialmente y te comienzan a mirar de forma extraña.

La famosa independencia económica no llega, pues cuando comienzas a generar más ventas te das cuenta que debes re-invertir en más infraestructura o tecnología para poder atender a todos tus clientes, recuerdas que debes pagar la nómina de tus colaboradores, que hay una renta y servicios con los que debes cumplir y para terminar de lo que sobra, debes pagar impuestos, con lo poco que queda deberás sobrevivir un tiempo.

Ser tu propio jefe, desde que comienzas a emprender el primer cambio es que te vuelves el empleado de tus clientes y quedas a su completa disposición, de la nada tienes muchos jefes a los que les debes responder y no son jefes nada fáciles, pero sí de los que vas a aprender mucho.

Otro factor importante por el cual sufrimos los emprendedores es la parte psicológica, estamos constantemente en el borde de la depresión, entre deudas, pendientes, sueños frustrados y tener que mantener una imagen de seguridad siempre aunque por detrás del escenario todo este en llamas, siempre dando seguridad a los demás.

Aun así es importante recordar que los emprendedores también son humanos, por eso es importante reconocer cuando hay problemas y no cargar con todo el peso sobre tus hombros. Es bueno buscar ayuda y sobretodo convivir con personas como tú que están pasando situaciones similares.

El camino de emprender requiere muchos sacrificios y no es fácil, más allá de todo el resultado que vemos, debes tener siempre en tu mente por qué iniciaste y mantener la mente clara y abierta a que esto es solo parte del camino, y que hay otros que como tú ya han atravesado la misma situación, emprender es sobrevivir.

Si actualmente te encuentras iniciando un negocio seguramente todo lo anterior te sonó muy familiar, y nos gustaría adelantarte que al final te darás cuenta que todo el sacrificio y sufrimiento ha valido la pena y que ganaste más de lo que diste, emprender no es para todos, pero cualquiera lo puede hacer.

-->