office

No todos los emprendedores consiguen convertirse en empresarios a la primera, un empresario se enfoca en planear y tener la visión a diferencia de un emprendedor iniciando que se enfoca en la ejecución. Con el paso del tiempo necesitas armar un equipo que se encargue de ejecutar la planeación y debes confiar mucho en tu equipo.

Casi siempre dejar de hacer tareas dentro de lo operacional como el fundador puede ser difícil, pues desconfías de que tus empleados no lo vayan a hacer tan bien o piensas que aún no están preparados y de hecho estas en lo correcto, no lo van a hacer bien al principio o al menos no como tú lo podrías realizar.

Pero es de esperarse, recuerda cuando tu comenzabas a hacer esas cosas no me puedes mentir diciendo que todo lo hacías a la primera correctamente, echando a perder se aprende y debes darles ese margen de error al principio aunque se trate de una persona con mucha experiencia.

Seguramente estarás pensando que eso te puede costar y es cierto nuevamente, puede que tengas que volver a hacer el trabajo o que le quedes mal a un cliente pero es una inversión, la siguiente vez el nuevo encargado va a ejecutar las tareas cuidadosamente y seguramente terminará haciéndolas de una forma más eficiente inclusive que tú con el tiempo.

Delegar es todo un proceso y de forma rápida consta de estos pasos:

1.-Selecciona al indicado: busca a aquel que este calificado y que pueda dar resultados contundentes, no deberías elegir a alguien porque lleve más tiempo en la empresa o porque es el/la que cuenta los mejores chistes, realmente debes ser muy objetivo a la hora de elegir quién va a desempeñar esa tarea pues no puedes dejar a cualquiera en ese puesto.

2.-Comparte toda la información: no olvides de entregarle todo lo que necesite saber por dos razones, no quieres que te esté hablando en cada momento para preguntarte cosas sencillas que no son de vida o muerte y la segunda pues sencillamente porque mientras mejor comprenda el funcionamiento de la empresa y su papel en esta podrá agregar más valor al entorno, debe conocer a la perfección el puesto y sus responsabilidades.

3.-Delega de un golpe: y no me refiero a que lo agredas ni nada como rito de iniciación, si no que desde el día uno él/ella se convierta en el responsable universal de esa tarea, así que déjala(o) trabajar de lleno y no prolongues más el proceso, así podrá sentir más interés desde el comienzo y generaras en él un sentido de logro y realización que ayudara mucho.

4.- Mide por sus resultados: si al enviar los correos usa letra color azul marino cuando tú usabas letra color negro déjalo(a) dale su espacio como mencionábamos antes se trata de confiar y aprender, recuerda que estas delegando responsabilidad no trabajo. Déjalo intentarlo a su manera, aunque si sabes que en tu empresa se requiere seguir a fuerza un proceso por seguridad industrial o para entregar calidad, deberías de haberlo mencionado en el paso dos pues eso sí podría ser de vital importancia.

5.-Se inteligente con lo que dices: debes asegurarte que todas las indicaciones que des sean de forma que quede abierto al dialogo y que permita que esta persona pueda proponer, es decir no hables tu todo el tiempo deja que se expresen y por favor evita la pregunta ¿entiendes lo que quiero decir? pues es muy negativa es el equivalente a decir “espero seas lo suficientemente listo para que me sigas el paso” pero la puedes cambiar por una pregunta diferente ¿tienes alguna idea que pudiéramos implementar o mejorar en el funcionamiento? lo que deja más abierto a que pregunten dudas o te den ideas geniales.

6.-Pon fecha a todo: mientras más específico seas en cuanto a tiempos límite obtendrás mejores resultados, coloca fechas para revisión y de entrega con el fin de no entorpecer el avance del proyecto de acuerdo a tus objetivos SMART, ¿crees que sea posible tener esto terminado para el día lunes? realiza ese tipo de preguntas.

7.-Ofrece consejos solamente: lo repito una vez más, no te metas en el -cómo- se hacen las cosas solo ofrece sugerencias no te claves en opinar sobre cosas que no te preguntan. Puedes guiar solamente en el proceso que se debe llevar, más no influir directamente en este.

8.-No dejes que te deleguen de regreso: una vez que estás fuera, evita hacer trabajo o ayudar al nuevo encargado, así se esté muriendo lentamente por que no puede con los pendientes. Debes dejar muy en claro que es su responsabilidad terminar la tarea y que es la persona que debe revisar que se haga bien y cumpla con los resultados esperados.

9.-Reconoce y retroalimenta: está bien llamar la atención cuando alguien esta haciendo mal las cosas, pero siempre debes asegurarte de decirle que es lo que hace mal. Si solo te enfocas en decirle lo negativo y no guiarlo, terminaras frustrando a la persona y creando desconfianza.

Al final tú ganarás más tiempo para enfocarte a crecer la empresa en vez de mantenerla y ese tipo de libertad es lo más valioso que puedes ganar de delegar tareas, así podrás dedicarle el tiempo necesario a los otros amores de tu vida como tu familia, amigos, mascotas, pareja, pasatiempos, etc. El tiempo es tuyo, dedícaselo a las cosas que valen la pena para ti.

-->